Mi problema con el Centro de Kabbalah

Un estudiante de Kabbalah me preguntó el fin de semana, mi opinión sobre las personas que en Facebook se quejan en contra de Chevres y del Centro de Kabbalah con respecto a varios tipos de abusos. Solo puedo dar mi opinión y mis sentimientos basados ​​en lo que viví. Trataré de mantenerlo simple porque prefiero escribir artículos sobre la sabiduría que viví y experimenté y los milagros que recibí. Pero, en realidad, también hay un milagro bastante fantástico en este artículo, así que intenten leer esto hasta el final.

¿Listo?

Aquí está la lógica simple en tres pasos:

  1. Si alguien fue lastimado, de alguna manera, y yo respondo “mira adentro”, eso es tan abusivo y dañino para la persona como lo que causó el daño a esa persona en primer lugar.

La lección para mí: no estoy aquí para arreglar, juzgar o predicar a otros. Solo aumentará su dolor.

 

  1. “Mirar adentro” es una verdad kabbalística indestructible. Es la clave de la redención de la humanidad. Pero si le digo a alguien más que mire dentro suyo, entonces yo no estoy mirando dentro mío. Estoy siendo totalmente ilógico. Si trato de arreglar a los demás o culpar a los demás, significa que no me estoy arreglando yo y no me estoy responsabilizando. Estoy siendo hipócrita incluso si mis intenciones son puras. Y entonces es un mal uso y abuso de una asombrosa verdad conocida como “mirar adentro de uno mismo”.

La lección para mí: mira adentro tuyo y arréglate a ti mismo.

 

  1. Si una organización tiene cosas buenas y malas, y las malas necesitan solucionarse, y hay 1.000 personas en esa organización, si todos intentan arreglar a otros, ahora están abusando de otros y por lo tanto la organización permanece rota (Lógica Simple #1). Nunca funciona. Nunca ha funcionado. Sin embargo, si todos en la organización se corrigen solos, el resultado es una organización corregida. Por ende, si cada persona en la tierra corrigiera su propia naturaleza, tendríamos un planeta corregido. Y si todos en el planeta intentan corregir a los demás, tenemos un planeta de abuso y daño (ver Lógica Simple #1).

Y así es como funciona.

La lección para mí: Encontrar personas de ideas afines que tengan el coraje de mirar dentro de sí mismas y abrazar el camino de la Kabbalah de auto transformación. Si todos nos corregimos, entonces encontraremos la unidad y la tecnología suprema para corregir el mundo. Zohar 101.

 

Y es por eso, que voy al Centro de Kabbalah hace treinta años.

Cuando entro a un gimnasio de Los Ángeles, todos están allí, presumiblemente, para entrenar y estar en mejor forma. Nadie allí puede entrenar por mí. Nadie puede nadar vueltas por mí. No pueden andar en bicicleta por mí. Nadie puede levantar las pesas por mí.

Puedo mirar a mi alrededor y juzgar cuán fuera de forma están otras personas. Puedo juzgar a las personas que están realmente allí para levantar chicas o chicos. Puedo compararme con personas en peor forma que yo para sentirme mejor. Si están utilizando el equipo incorrectamente o pasan el tiempo hablando con otros y no están ejercitándose. También podría pasar el tiempo caminando por la instalación tratando de cambiarlos, mostrándoles cómo usar el equipo correctamente.

Pero entonces no estoy haciendo ejercicio. No estoy poniéndome en forma.

Para mí, ese fue el resultado final del Centro.

Fui allí originalmente para cambiar el mundo. Para la devastadora decepción de mi ego, aprendí una dura verdad. Estoy aquí para cambiarme a mí mismo. El Centro me brindó las herramientas para hacer eso. Y la promesa fue una vida mejor, e incluso milagros en el camino.

Además, cambiarme a mí mismo CAMBIA el mundo. Entonces el Rav me dijo, ¡que podría tenerlo todo!

 

CHEVRE QUE ME VOLVIA LOCO

Durante los primeros años en el Centro, hubo algunos Chevres que me sacaron de quicio. Eran como “groupies” del culto y trataron de convertirme en un adorador del gurú. Me reí. Eran buenas personas, y en muchos aspectos de nuestra relación fueron realmente maravillosas. Pero simplemente descarté y me reí de las cosas que encontré completamente ridículas porque sabía que era su problema, no el mío. Y algunos de ellos eran religiosos. Muy religiosos. Los ignoré. No me preocupé porque vi por primera vez en mi vida personas que eran la antítesis de lo religioso. El Rav. Karen. Yehuda. Michael.

Así que trabajé en deshacerme de mi propia religiosidad.

Entonces los problemas que encontré en unos pocos chevres, de ninguna manera suprimieron las enseñanzas increíblemente maravillosas y los aspectos positivos que cambian la vida en este lugar que amo.

En los primeros días, mucha gente extraña también estaba allí. Pero no las juzgué. Y no juzgué a los pocos Chevres que me volvían loco. Porque vi la genialidad y el poder de la sabiduría. Y vi y experimenté el amor, la dedicación y la energía increíble de otros Chevres. Y experimenté la esencia del Rav, Karen, Yehuda y Michael. Así que a pesar de todo lo que estaba percibiendo como incorrecto, no había duda de lo que era correcto y verdadero. En realidad fue simple. Algunas personas solo hablaban las palabras y otras caminaban el camino.

Tenía sentido. Después de todo, vi que sucedía lo mismo en los negocios. Construí mi negocio desde cero. Y vi que un montón de otras personas fracasaron y se quejaron, se dieron por vencidos y se rindieron, y todos tuvieron mil excusas por las cuales no les funcionó. Sabía que no todos  llegan a la cima de la escalera. No podría preocuparme por los que renuncian. Tenía que asegurarme de no caerme de la escalera.

Y entonces, si quería obtener mis propios milagros, no podía juzgar a los demás y culparlos por las cosas que salieron mal. Me llevó más de diez años aprender esa lección en el Centro. Antes, constantemente intentaba cambiar a todos.

También vi a otros caer en la duda durante treinta años. Y los vi irse. Nunca intenté salvar a alguien porque supe que debía salvarme. Intentar salvar a alguien viola la lógica Simple paso #1.

Y así es como la verdad de la Kabbalah, como siempre fue “mirar dentro tuyo”, puede ser distorsionada, maltratada y abusada.

 

LIDIANDO CON QUEJAS HONESTAS Y DESHONESTAS DE ESTUDIANTES

Cuando veo un problema en el Centro, o si veo a alguien alegando que fueron abusados, o si incluso están mintiendo sobre sus acusaciones, o si hay algo de verdad en sus acusaciones, de cualquier manera, tengo que mirar dentro mío y darme cuenta de que de alguna manera contribuí a ese problema y necesito encontrarlo dentro mío y corregirlo para sanar a la persona negativa y al mundo. Como dijo el Baal Shem Tov enfáticamente: cuando nos corregimos, veremos también el milagro de los demás siendo corregidos.

Ahora imaginen lo que sucedería si todos en el Centro -o cualquier organización- se corrigieran y nunca señalaran con el dedo. ¡Wow! ¡Eso corregiría al Centro! Así que aprendí a no intentar corregir al Centro. Debía corregirme a mí mismo. Porque ESO corregiría al Centro si todos hicieran su parte.

El problema es que a menudo no lo hacen.

 

¿POR QUÉ TOMARME LA MOLESTIA DE CORREGIRME A MI MISMO?

El beneficio práctico de “mirar hacia adentro” y nunca rendirse es que el Rav nunca me abandonó: ni antes del derrame, ni después del derrame o ni después de la elevación del Rav. Ese es el resultado final. Es por eso que lo hago. Sencillo. Si no hubiese funcionado, ¿crees que me quedaría en este camino loco durante treinta años? ¡Nunca!

Los beneficios de corregirme y no rendirme, es que Karen siempre me ha respaldado durante treinta años, de una manera que no se puede describir, todo el tiempo, sin querer nada más que verme sobresalir y convertirme en un mejor esposo para mi esposa, padre de mis hijos y amigo para todos. Fui testigo del amor incondicional de Karen durante treinta años. Y vi a otros calumniar y hablar mentiras sobre Karen. Y luego había otros que tomarían una bala por Karen. Los dos extremos fueron una señal para mí de que este lugar resplandecía de Luz.

Cuando alguien hablaba mentiras, no los confrontaba y discutía. No. Miraba dentro mío y buscaba con fuerza para asegurarme de poder encontrar mi propia negatividad para que nunca terminase haciendo algo así. Porque si lo vi, significa que necesitaba mirar dentro mío.

Tuve que admitir que hubiese sido la persona más negativa si perdía la certeza en el Centro.

Ahora, si alguien venía a pedirme algún consejo, y ellos estaban abiertos, entonces compartía la sabiduría que funcionó para mí.

La recompensa por hacer esto y corregirme, sin importar que, es que la Luz esta y estuvo allí cuando más la necesitaba por treinta años.

Aquí hay una historia de un trillón…

EL MILAGRO CON MI MADRE

Mi madre falleció recientemente. El pasado abril. Durante mis palabras en el velatorio, les dije a nuestros familiares y amigos que se suponía que íbamos a estar reunidos aquí hace cinco años. Los doctores habían dicho que mi madre tenía una forma incurable y agresiva de cáncer de riñón. Ella tenía unos meses de vida. Le dije a mi madre que el agua de la Kabbalah y el Zohar podrían hacerle un milagro. Durante muchos años, a mi madre no le gustaban mis estudios de Kabbalah. Ella pensaba de vez en cuando durante los primeros 5-10 años, que en realidad estaba loco.

Pero finalmente se dio la vuelta y abrió su corazón al Zohar. Le pedí al Rav y a Karen que me ayudaran. Les pedí a Yehuda y Michael que la incluyeran en sus oraciones. Tenía total certeza. Sabía que toda aquella introspección y auto corrección tenía que retornar.

Unos meses más tarde, ella me llamó por teléfono llorando de emoción. Su médico dijo que había obtenido un milagro porque el cáncer había desaparecido. ¡Se había ido! Estaba sollozando cuando dijo: “Tú me salvaste”. ¡El Zohar me salvó! “Aquellas palabras que salieron de su boca también fueron un milagro.

Le dije a mi madre que se había salvado así misma. Ella lo hizo. Nosotros activamos el Zohar y los milagros porque no hay milagros sin nuestra participación. Ella rompió su naturaleza y abrazó al Zohar. Siempre necesitamos romper nuestra naturaleza para obtener un milagro y un resultado.

Mi mamá me dijo que no le dijera nada a mis hermanas, porque pensarían que estaba loca. ¡Afortunadamente, mis hermanas también participaron en el uso del Zohar y mi madre consiguió cinco años adicionales de vida!

Cinco años a la mitad de los ochenta con sus hijos, nietos y bisnietos. En lugar de unos pocos meses

 

Y hablando relativamente, casi sin ningún sufrimiento. Cuando mi padre murió, también tenía cáncer, pero aún no había encontrado la Kabbalah. Lo vi marchitarse en piel y huesos, y sufrir  gran dolor. Mi madre era regordeta y hermosa hasta el día de su muerte.

Vayamos ahora al día en que ella falleció…

Mi hermana me envió un mensaje de texto a las 6:00 a.m. el viernes por la mañana en abril. Mi madre había empeorado. Fui a dar un paseo y comencé a meditar sobre el Rav Shimon Bar Yochai, el autor y la encarnación de la energía milagrosa y la Luz que es el Zohar.

Estaba cantando su nombre.

Y luego obtuve un signo; un mensaje del Rav. Estaba claro como el día. El Rav me dijo que lo llame para ayudarlo. Literalmente. Comencé a llamar al Rav y de repente obtuve otro signo. Y luego otro signo. Para que quede registrado, tengo un sistema de señalización con el Rav que me permite comunicarme con él cuándo realmente necesito del Rav. Eso es todo lo que diré al respecto. Basta con decir que las señales llegaron en una ráfaga y me dejaron sin aliento. Estaba llorando mientras caminaba por las calles debido a la energía y la claridad de las señales. La apreciación fue abrumadora.

Regresé a casa y envié mensajes de texto a mis hermanas a lo largo del día.

Alrededor de las 4:00, hora de Los Ángeles, mientras seguía mensajeándole a mis hermanas, un pensamiento me vino a la cabeza. Un mensaje del Rav. Tenía que abrir el libro de la Torá para ese Shabbat para ver lo que el Rav tenía que decir sobre la parte de la semana conocida como Emor.

Y sabía que tenía que hacerlo ahí mismo.

Me levanté de mi escritorio, encontré el libro, abrí la página de Emor. Rápidamente revisé lo que el Rav había escrito veinte años atrás. Todo se trataba de la ilusión de la muerte y de cómo, cuando una persona está enterrada, en realidad no está realmente muerta. Y también se trataba de la inmortalidad. El Rav, como sabemos,  trataba de traer la inmortalidad y el Rav recurría a las enseñanzas del gran kabbalista marroquí Abraham Azulay, quien reveló grandes secretos sobre la resurrección y la inmortalidad.

El Rav estaba escribiendo sobre la conciencia humana y nuestra necesidad de reconocer que nuestra conciencia debe vencer al oponente (a nuestras dudas y el culpar a los demás) y reconocer que la inmortalidad es posible, o no la será.

Estaba tan emocionado cuando leí eso. Llamé a mis hermanas por teléfono con las palabras del Rav en mi alma, para decirles sobre qué había escrito el Rav en esta parte en particular. Mi hermana Darlene respondió y dijo: “¡Dios mío, mamá dejó de respirar! ¿Cómo supiste para llamar en este momento?

 

 

Ella estaba delirando.

Gracias Rav.

Mi madre se fue en ese segundo, con el poder y la Luz del Shabbat, la porción de Emor, y el poder del Rav y la sabiduría de que la muerte es una ilusión y todos los secretos de la inmortalidad. Fue una locura.

Los kabbalistas enseñan que cuando una persona se va con la energía de Shabbat, su alma va directamente a la verdadera realidad. No hay un proceso de purificación o purificación para el alma, que a menudo es bastante doloroso. Esta fue la mayor bendición en el mundo. Sería como despertar de un sueño a la realidad verdadera.

Es por eso que me corrijo, cierro la boca y no me quejo. Necesito milagros como éste para compartir con otros y para mí mismo.

Hubo otro milagro. Mi madre falleció en Shabbat y, por lo tanto, fue sepultada al día siguiente.

Al día siguiente resultó ser Lag B ‘Omer. El día 33 del Omer.

¿¿¿¡¡Qué!!???

Este es el mismo día que el Rav Shimon Bar Yohai, el autor del Zohar, dejó el mundo. Toda la Luz del Zohar se revela en éste día. Se llama Or Ganuz en hebreo. Significa Luz Oculta. ¡Esta es la Luz de la inmortalidad! Mis últimos 30 años en la Kabbalah tuvieron que ver con el Zohar y  el Rav Shimon, gracias al Rav, ¡y todo se trataba de conectar cada año con Lag B’Omer, el día 33!

Resultó que este año en particular, el día 33 del Omer también fue el Día de la Madre.

¡Wow!

Era el universo hablando conmigo.

Y resultó que este también fue el día de mi boda. Mi aniversario con mi esposa, Marianne.

Nos casamos en Lag B’Omer en 1984. Cuando me casé con mi esposa ese día, no tenía ni idea de qué era ese 33er día del Omer. La primera vez en mi vida que escuché las palabras Lag B’Omer fue el día de mi boda.

¿Cómo podía todo esto estar arreglado con tal diseño y poder zohárico?

Y luego se me ocurrió un pensamiento. Marianne y yo nos casamos en 1984 el día 33 del Omer. Mi madre estaba siendo sepultada el día 33 del Omer en el año 2017.

Wow. ¡También era mi 33er aniversario de bodas!

 

Y mientras enterraba a mi madre, Karen estaba en la tumba de Rav Shimon en Israel, rezando por el alma de mi madre.

Todo en el universo se había alineado en un diseño perfecto mientras mi madre iba al siguiente mundo. Asombroso.

No hay palabras. Fui derrotado. Ningún dinero podría comprar un paquete tan poderoso de circunstancias.

Hay más. También en esta porción de la Torá de Emor en la que mi madre falleció, hay un nombre de un famoso Kabbalista que vivió hace 500 años, codificado en el rollo de la Torá. Este es el gran Kabbalista que mencioné anteriormente, quien reveló TODOS los secretos de la resurrección de los muertos y la inmortalidad. Como dije, su nombre es Abraham Azulay. Su apellido AZULAY está codificado en la porción de la Torá.

Así que ahora encontré otro secreto codificado en esta porción de la Torá concerniente a la inmoralidad y la resurrección, fortaleciendo aún más el poder del fin de la muerte para toda la humanidad en este Shabbat, el día que mi madre se elevó. Y en éste día mi madre fue sepultada, estuvo rodeada por el rav Shimon, en el día 33 del Omer, en mi 33º aniversario de bodas, en el día en que el Zohar brilla con mayor intensidad, en el Día de la Madre y cuando Karen estaba rezando por mi Mamá en la Tumba del Rav Shimon conmemorando su muerte.

En los Centros de Kabbalah alrededor del mundo ese Shabbat, todos se detuvieron a meditar sobre el nombre de AZULAY cuando este nombre aparecía en la lectura de la Torá del sábado por la mañana.

Bueno, después de haber tirado tierra en la tumba de mi madre, mi hija Arielle se acercó a mí muy emocionada. Me dijo: “Papá, mira la tumba junto a mamá”.

Había dos lápidas que decían AZULAY.

Es por eso que soporto las dificultades y me corrijo y me culpo a mí mismo, en lugar de reparar y culpar a otras personas.

MI LÍNEA FINAL

Al principio de este camino del Centro de Kabbalah, los milagros llegaban rápidos y fáciles, las bendiciones fueron inmediatas y la intensa sensación de alegría y asombro ante esta sabiduría fue instantánea. Tal vez tuviste la misma experiencia.

Había magia. Había maravillas que te dejaban sin aliento. Y era inexplicable para aquellos que no lo habían experimentado por sí mismos.

 

Pero luego, después de un tiempo en el camino, no hubo una bendición que no me viniera sin que primero superase algún tipo de duda.

No hubo un milagro que sucediera en mi vida sin antes haber superado una prueba de duda tan oscura y tan fuerte, que me empujasen al punto de decir que esto no funcionaba y que es todo era basura y una porquería total.

Aprendí personalmente que mi problema con el camino del Centro de Kabbalah era mi problema. Es decir, tenía problemas de ego con los que tenía que lidiar honestamente, para que los milagros y los cambios positivos pudieran llegar a mi vida.

La Luz que brilló sobre mí desde este Centro de Kabbalah y el camino del Zohar iluminó todos mis problemas y defectos internos.

Cuando la luz del sol brilla a través de las persianas, ves las partículas de polvo. Ves la suciedad que no era observable antes de que entrara la Luz.

Cada vez que nos conectamos con la LUZ, duele al principio. Nuestra basura se nos muestra a través de las acciones reflejadas de otros y del mundo que nos rodea. Ese es el espejo que necesitamos para saber qué tenemos que buscar adentro.

Y ahora, después de treinta años de caminar este camino mortalmente serio del Centro de la Kabbalah, no ha habido ni un solo momento, ni siquiera uno, donde el amor y la sabiduría del Rav, Karen, Yehuda y Michael no hayan podido traerme milagros, bendiciones y verdaderas maravillas, para mí, mi esposa y mis hijos, cada uno de los cuales, tuvieron que aprender a transformarse para obtener sus propios resultados.

Entonces, por favor, no me pidan que comenten más sobre todas esas publicaciones negativas en FB. Esos mensajes son, en última instancia, una reflexión sobre lo que hay dentro de mí. Esa es mi única respuesta. He elegido aceptar esta enseñanza básica de Baal Shem Tov, Zohar, Rav Brandwein y el Centro de Kabbalah. No porque sea una buena persona que trata de ser justa y espiritual.

¡Patrañas!

Lo hago por pura codicia por la Luz. Funciona. Cuando dejo de juzgar y respeto a los demás y solo miro adentro, me pasan cosas buenas. Y luego puedo compartir esos milagros en Facebook y difundir la Luz. ¿Por qué debería ser estúpido y obtener energía negativa solo para alimentar mi ego y ganar un punto? Prefiero tener milagros en mi vida en lugar de una victoria en el equipo de debate.

El Rav me enseñó a ser un maníaco codicioso………. Por la Luz.

 

¡Compartir es demostrar interés!

Billy Phillips

Billy Phillips has been a student of Kabbalist Rav Berg and Karen Berg since 1989. He has been instrumental in helping to make Kabbalah accessible for the masses working on both private and public projects under the guidance of Kabbalist Rav Berg. He has lectured on a variety of topics, most notably the profound connection between Kabbalah, Christianity, Islam and the world of Science.

You may also like...

1 Response

  1. Esteban says:

    Gracias por tan hermosa leccion. Ojala pueda llegar a muchos lugares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*